8 de Junio

Escrito por crispy 08-06-2008 en General. Comentarios (0)

Muy buenas y saludos a todos en este Domingo, día del Señor! ¿Qué tal el fin de semana? ¿Habéis podio descansar? Espero que sí, para coger fuerzas para empezar el lunes, y yo os hago una propuesta, que mejor manera de coger fuerzas que ir hacerle una visita al Señor, Él nos está esperando a todos nosotros, a cada uno por su nombre, y digo precisamente esto por el evangelio que hoy se lee en la eucaristía, es la vocación de Mateo, a él también lo llamó por su nombre, aquí os dejo el evangelio y un pequeño comentario, deseo que os guste:

 

Evangelio según San Mateo, capítulo 9, versículos del 9 al 13

 

VOCACION DE MATEO


Pasando de allí, vió Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en la recaudación de los tributos, y le dijo: "Sígueme". Y él se levantó y le siguió.
Y sucedió que estando Él a la mesa en la casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores vinieron a reclinarse con Jesús y sus discípulos.
Viendo lo cual, los fariseos dijeron a los discípulos: "¿Por qué vuestro maestro come con los publicanos y los pecadores?"
Él los oyó y dijo: "No son los sanos los que tienen necesidad de médico, sino los enfermos.
Id, pues, y aprended lo que significa: "Misericordia quiero y no sacrificio". Porque no he venido a llamar justos, sino pecadores".

 

 

Que se puede decir de este evangelio cuando el propio Jesús nos dice “No he venido a llamar a justo, sino a pecadores”; Mateo era uno de esos pecadores era recaudador de impuestos, muy mal visto en aquella sociedad, ya que robaban a los más pobres, traidor, pecador…. Y sin embargo Jesús le dice “Sígueme”, y es ahí cuando se nos dice “No son los sanos los que tienen necesidad de médico, sino los enfermos”; y los que murmuran eran los fariseos los que se consideraban superiores, pero sin amor, sin amor de Dios; pero esta llamada de Mateo hace que cambie de vida, que sea apóstol del Señor, Jesús viene a salvar a los pecadores. ¿Qué gran lección no? No fijar nuestra vida en lo externo, lo más importante es el interior, con humildad, sencillez…necesitamos a Dios, pero tenemos que reconocerlo, aceptar nuestro pecado, nuestra humildad, Él nos podrá salvar, nos podrá curar, hacernos apóstoles como mateo, defensores de la fe, testimonio de su Amor. “Misericordia quiero y no sacrificio”

 

http://crispy.blogspot.es/img/mateo.jpg 

 

Muchas gracias