El rincón Cristiano

27 de Marzo

Escrito por crispy 27-03-2008 en General. Comentarios (0)

Muy buenas a todos! ¿Qué tal el día de hoy? Espero que bien, y además se acaba la semana mañana y comienza el fin de semana. Hoy seré muy breve, voy a dejar una imagen con unas palabritas, porque como se dice: "Una imagen vale más que mil palabras". Deseo que os guste:

 

 

DIOS TIENE GRANDES PLANES Y GRANDES SUEÑOS PARA TU VIDA, NO ESTAS AQUÍ POR CASUALIDAD, DESCUBRIR MÁS DE JESÚS SERÁ EL COMIENZO DE TU GRAN HISTORIA, VAMOS JUNTOS A CRECER EN LA FÉ!!!


 

http://crispy.blogspot.es/img/jesusnino.jpg 

 

 

Empieza a Disfrutar de todo lo que El te ofrece, no te lo pierdas!!! Ha Resucitado...! CRISTO VIVE.

 

 

26 de Marzo

Escrito por crispy 26-03-2008 en General. Comentarios (0)

FELIZ PASCUA DE RESURRECIÓN! En primer lugar pediros disculpas a todos, pero he tenido problemas para actualizar todos estos días, el servidor de blogspot.es creo que también tuvo vacaciones de semana santa, pero bueno, lo importante es que aquí estamos otra vez. Y como no he tenido la oportunidad de escribir nada de la resurrección, así lo voy hacer en el día de hoy, deseo que os guste:

 

Feliz Pascua de Resurrección. Todos, pero nosotros de una manera especial, debemos vivir estos días llenos de una enorme alegría, la alegría que embargó a María cuando comprobó que su Hijo había vencido a la muerte, que había resucitado, que maravilla. Él vive y, si le amamos como María le amó, esa alegría será tan grande que cualquier problema quedará empequeñecido y no logrará llenar de miedo o de dolor nuestro corazón. Cristo, el hijo de Dios y el hijo de María, el que ocupa el primer lugar en nuestra vida, ha resucitado; no hace falta más para ser felices, como no le hacía falta más a la Virgen, estas palabras se dicen fácilmente, pero es tan grande todo lo que encierra!!!!!
Pero hay algo más, hay mucho más. Con la resurrección de Cristo también resucitó el ideal que representaba Cristo, la bandera que Él enarbolaba y que había sido derribada con Él cuando murió crucificado. Es la bandera del amor, no una bandera cualquiera, es una gran bandera. En la Cruz se enfrentaba Dios y el demonio, y Cristo era el campo de batalla. A los ojos de todos, el vencedor fue el demonio, porque Cristo –con todo su poder para hacer milagros y con todo su atractivo mensaje- no logró atraer el corazón de los hombres lo suficiente como para que éstos le siguieran; por el contrario, le mataron. El demonio tenía muchos motivos para sentirse satisfecho el viernes santo: había vencido y ya nadie se atrevería a disputarle su dominio sobre el mundo, nadie osaría afirmar que el bien es más fuerte que el mal. Sin embargo, el demonio no tiene nunca la
última palabra, esto es una grandeza para todos nosotros, que es de Dios el que tiene la última palabra. Por eso fue Cristo el que venció: su sangre derramada se convirtió en sangre redentora y lo que era una derrota se convirtió en la mayor victoria; además, si la primera batalla, la del viernes, aparentemente la ganó el demonio, la batalla definitiva, la del domingo, la ganó Dios al resucitar a Cristo. Por eso, lo que celebramos no es sólo la resurrección de la persona de Jesús sino también de lo que Jesús representaba: el amor es más fuerte que el odio, que la guerra, que la violencia, que el egoísmo. Sólo con el amor se puede construir el hombre, la familia, la sociedad, con el AMOR.
Esto nos tiene que llevar a no dejar de creer y a no dejar de luchar. Una y otra vez somos derrotados. Una y otra vez parece que las fuerzas del mal triunfan y que con el bien no se va a ninguna parte. Sin embargo, aquí estamos: en todos los rincones del mundo, celebrando la resurrección de Cristo y renovando nuestra fe en el amor.

Démosle gracias a Dios, al Dios del amor, por eso y sigamos luchando. Os recuerdo que estamos en la semana de la Divina Misericordia y que el domingo próximo se celebra esa fiesta. Juan Pablo II estableció que ese día se podía ganar la indulgencia plenaria yendo a misa, con las condiciones habituales, y con la condición añadida de que se dijera una oración como ésta: "Jesús misericordioso, confío en ti".

Que Dios os bendiga. http://crispy.blogspot.es/admin/archivos/cool.gif

 

http://crispy.blogspot.es/img/Pascua.bmp 

ES GRANDE, MARAVILLOSO, ESTÁ CON NOSOTROS....

 

Muchas gracias.

 

 

19 de Marzo

Escrito por crispy 19-03-2008 en General. Comentarios (0)

FELICIADES A TODOS LOS PAPAS! Especialmente al mio. En el día de hoy el blog lo voy a dedicar a los padres, y que mejor manera de hacerlo que con una oración de un niño, ah y también os dejo una presentación en power point de una historia muy bonita de un hijo a sus padres, espero que la podáis ver, y si tenéis problemas, avisarme, porque estoy intentando modernizar el blog y lo mejor no sale bien; espero que os guste:

 

Por mi papá

 

Querido Jesús.
Hoy te pido por mi papá.
Que nunca le falte el trabajo,
ni tenga problemas de salud.
Que esté feliz en nuestra familia
y cada día seamos más unidos,
para que esté orgulloso
de todos nosotros.
Ayudame a confiar mucho en él,
a escuchar sus consejos
y a obedecer en lo que me pida.
Te pido que él esté contento
y no se canse mucho
trabajando por nosotros.
Acompañalo en todo momento,
cuando sale a trabajar,
cuando viaja,
cuando está con nosotros.
Dale paciencia,
buen ánimo y mucha alegría.
Lo quiero mucho
y te pido que vos lo cuides
y lo quieras también.
Gracias por mi papá.

 

Power Point: http://crispy.blogspot.es/img/nino.pps

 

http://crispy.blogspot.es/img/papa-nino.jpg 

 

Muchas gracias.

 

17 de Marzo

Escrito por crispy 17-03-2008 en General. Comentarios (1)

Muy buenas a todos! y saludos en este lunes! Después del comentario del evangelio de ayer, hoy voy a dejar unas palabras de Benedicto XVI, de ayer domingo de Ramos, deseo que os guste, y sobre todo que tomemos nota de todo lo que aquí se nos dice, y de todo lo que se nos pide a los cristianos de hoy en día, a nosotros:

 

La Iglesia necesita purificarse, afirma Benedicto XVI en el Domingo de Ramos

 

Al recordar la purificación de los mercaderes del templo de Jerusalén

 

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 16 marzo 2008 (ZENIT.org).- Benedicto XVI comenzó la Semana Santa en este Domingo de Ramos constatando que la Iglesia necesita purificar los «abusos» que todavía hoy se dan en su interior.

En la homilía comentó el pasaje evangélico de la entrada de Jesús a Jerusalén, entre la muchedumbre que lo aclamaba, pero llegar al Templo encontró a los comerciantes de animales y agentes de cambio que profanaban el lugar de oración.

«Todo esto debe hacernos reflexionar hoy a nosotros, como cristianos --pidió--: nuestra fe ¿es suficientemente pura y abierta, de forma que ante ella aun los "paganos", las personas que están en búsqueda y plantean preguntas, puedan intuir la luz del Dios único, uniéndose en los atrios de la fe a nuestra oración y con sus preguntas llegar a ser, también ellos adoradores?»

«¿La conciencia de que la avidez es idolatría, llega también a nuestro corazón y nuestra forma de vivir?», siguió preguntando.

«¿No dejamos, quizá, de distintas formas, que los ídolos entren en el mundo de nuestra fe?»¸ insistió. ¿Estamos dispuestos a dejarnos purificar constantemente por el Señor, permitiéndole que expulse de nosotros y de la Iglesia todo lo que está en contra de Él?».

«En la purificación del templo, no se trata sólo de una lucha contra los abusos», ha recordado el pontífice.

«Al comercio de los animales y a los negocios con dinero, Jesús contrapone su bondad sanadora.. Él no viene como destructor; no viene con la espada del revolucionario. Viene con el don de la sanación», aclaró.

Recordando que quienes aclamaron a Jesús en la entrada triunfal fueron los niños, explicó que para ser como ellos hay que «abandonar la soberbia».

«Él mismo, que abraza al mundo entero, se hizo pequeño para salir a nuestro encuentro, para encaminarnos hacia Dios. Para reconocer a Dios debemos abandonar la soberbia que nos deslumbra, que quiere alejarnos de Dios, como si Dios fuera un contrincante nuestro».

«Para encontrar a Dios hay que ser capaces de ver con el corazón --insistió--. Debemos aprender a ver con un corazón de niños, un corazón joven, que no tiene obstáculos de prejuicios y no está deslumbrado por intereses».

«Junto con los jóvenes de todo el mundo vayamos al encuentro de Jesús. Dejémonos guiar hacia Dios, para aprender de Dios mismo el recto modo de ser hombres».

 

http://crispy.blogspot.es/img/manos.jpg 

 

Muchas gracias.

16 de Marzo

Escrito por crispy 16-03-2008 en General. Comentarios (0)

Grandes saludos a todos en este Domingo de Ramos! Comienza la Semana Santa y recordamos la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén. El evangelio de hoy es el relato de la Pasión de Nuestro Señor (un poquito largo verdad?) en esta ocasión según San Mateo. Son muchas las cosas que se podrían destacar en él, para llevarlas a la meditación y sobre todo a la práctica, pero no puedo ponerlo todo, haré alusiones a algunas partes del evangelio, pero sobre todo debemos fijarnos en contemplar al que vemos colgado en la cruz, al “traspasado”:

 

“Al acercarse a Betfagé y a Betania, junto al monte llamado de los Olivos, envió a dos de sus discípulos diciéndoles: Vayan al caserío que está fuera frente a ustedes, al entrar, encontrarán atado a un burrito que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo aquí. Si alguien les pregunta por qué lo desatan, díganle: el Señor lo necesita. Fueron y encontraron todo como el Señor les había dicho”

Y la leer esto una y otra vez siempre se me pasa lo mismo por la cabeza, que pobre cabalgadura elige Nuestro Señor; quizás nosotros, engreídos, habríamos escogido un gran caballo, un pura sangre. Pero Jesús no se guía por razones meramente humanas, sino por criterios divinos. “Esto sucedió –escribe San Mateo – para que se cumplieran las palabras del profeta: "Díganle a la hija de Sión: he aquí que tu rey viene a ti, apacible y montado en un burro, en un burrito, hijo de animal de yugo"».

Jesucristo, que es Dios, se contenta con un borriquito por trono. Nosotros, que no somos nada, nos mostramos a menudo vanidosos y soberbios: buscamos sobresalir, llamar la atención; tratamos de que los demás nos admiren y alaben. ¿Cuántas cosas debemos de aprender de nuestro gran maestro no?

Jesús entra en Jerusalén sobre un borrico. Hay cientos de animales más hermosos, más hábiles y más crueles. Pero Cristo se fijó en él, para presentarse como rey ante el pueblo que lo aclamaba. Porque Jesús no sabe qué hacer con la astucia calculadora, con la crueldad de corazones fríos, con la hermosura vistosa pero hueca. Nuestro Señor estima la alegría de un corazón mozo, el paso sencillo, la voz sin falsete, los ojos limpios, el oído atento a su palabra de cariño. Así reina en el alma.

Seamos humildes, sin apropiarnos méritos que no son nuestros.

Comentando esta escena evangélica, Juan Pablo II recuerda que Jesús no entendió su existencia terrena como búsqueda del poder, como afán de éxito y de hacer carrera, o como voluntad de dominio sobre los demás. Al contrario, renunció a los privilegios de su igualdad con Dios, asumió la condición de siervo, haciéndose semejante a los hombres, y obedeció al proyecto del Padre hasta la muerte en la Cruz ( Homilía, 8-IV-2001).

 

Muchas gracias.